El Castaño (Castanea sativa L.)

Las hojas, alternas y caducas, aunque permanecen en el árbol un cierto tiempo después de
secas, son de forma elíptico-lanceolada y regularmente aserradas en sus bordes.

Las flores masculinas se reúnen en espigas (amentos) amarillas, erectas y con agrupación
discontinua de flores. Situadas en la base de un amento masculino aparecen las
flores femeninas, agrupadas y protegidas por una envuelta exterior que, pasado
el tiempo, se transforma en una capa coriácea cubierta exteriormente de espinas
(erizos).

Al abrirse los erizos dejan al descubierto de 1 a 5 frutos plano-convexos, que son las
castañas.

La época de floración es de mayo a julio, siendo característica la coloración
amarillenta que toman los árboles en esta época debido a las flores masculinas.

La fecundación es fundamentalmente anemófila, aunque es de destacar la
colaboración de los múltiples insectos que con gran frecuencia y abundancia
visitan las flores de este árbol.

La madurez de los frutos, junto con la dehiscencia de las cúpulas, ocurre entre septiembre
y noviembre.


CASTAÑAS