Las lluvias llenan de esperanza el Jardín Botánico